El inversor en casa

Marta 24 abril 2013 1

12



No nos engañemos, para aquellos usuarios que conocimos una vida antes de Internet, el hecho de plantearnos invertir en bolsa desde nuestro propio hogar independientemente de horarios y acompañados por todo tipo de herramientas informativas y funcionalidades sencillas de comprender, no era ni siquiera algo soñado.

Es cierto que podríamos aplicar esta afirmación para prácticamente cualquier cuestión relacionada con las herramientas en la red, que nos permiten utilidades que ahora se dan por comunes pero que hace tan sólo 15 a 20 años se hubieran considerado poco menos que ciencia-ficción.

El inversor en casa hoy en día cuenta con tres elementos fundamentales que justifican y animan a este modelo de relación con el mercado de valores.

En primer lugar es sin duda la gran oferta de plataformas que nos permiten operar en bolsa tiempo real, algo que antaño se encontraba limitado a los profesionales del sector a través de sus canales.

En segundo lugar la versatilidad y lo asequible de los costes de este tipo de plataformas, que acercan sin duda este modelo de inversiones a perfiles de usuario que tal vez antes ni siquiera se planteaban la opción de acceder a la compraventa de acciones.

Por último lugar y no menos importante, la posibilidad del fraccionamiento de las inversiones y del hecho de participar en el mercado de valores a partir de aportaciones pequeñas, controladas por el propio usuario y de las que tendrá referencia constante.