Saca tu negocio a flote

Pablo 23 octubre 2014 1

Handshake over Signature

Uno de los miedos principales del negociante es que su emprendimiento fracase. ¿Cómo hacer que tu negocio sobreviva el mundo real? Te dejamos algunas claves para que lleves tu negocio adelante.

Finalmente lanzamos nuestro propio negocio. Disfrutamos del placer de ser nuestros propios jefes y ya podemos ver los frutos de tanto trabajo y esfuerzo. Sin embargo, de vez en cuando, nos siguen atacando algunas incertidumbres. ¿Estoy haciendo las cosas bien? ¿Mi negocio va a sobrevivir? ¿Qué hago frente a un problema?

Existen algunos factores que debemos tener en cuenta si queremos que nuestro negocio sobreviva los cambios del mundo en el que vivimos. Con unos simple pasos, y mucha dedicación, podemos asegurarnos que nuestro emprendimiento siga de pie.

  • Revisa tu plan maestro. De vez en cuando, debes volver a aquél plan de negocios que realizaste antes de armar tu emprendimiento. Chequea si estas cumpliendo los objetivos que te planteaste o si tienes que pensar en nuevos objetivos.
  • Innova. Si hace ya bastante tiempo que estás con los mismo productos y sientes que estás perdiendo clientes, llegó la hora de hacer algún cambio. Piensa en maneras que puedes ajustar tus productos, o crear opciones nuevas de servicio. incluso un cambio de imagen puede ayudar a que tu negocio siga en pie.
  • Cuida la caja: Es importante cuidar tus objetivos y no malgastar el dinero. De vez en cuando te encontrarás con ganancias un poco mayores que te ayudarán a invertir en tu negocio para que pueda crecer. Sin embargo, en las épocas de vacas flacas es mejor cuidar lo que tenemos y ser precavidos.
  • Charla con tus clientes. ¿Crees que sabes realmente lo que tus compradores quieren y necesitan? A veces los públicos cambian. Por eso es importante mantener una buena relación, informándonos y preguntando qué les gustaría obtener de nuestro producto.



Estas son sólo algunas claves que debemos contemplar si queremos que nuestro negocio siga a flote. El trabajo y el esfuerzo continuo son los ingredientes infaltables para cumplir nuestros objetivos.